miércoles, 24 de enero de 2018

Kiev apuesta por la guerra

La Rada (Parlamento) ucraniana aprobó recientemente un nuevo proyecto de ley con respecto al Donbass. Pendiente de la firma presidencial, la denominada como "Ley de Reintegración para el Donbass", se constituye como una iniciativa destinada únicamente a plantear un nuevo marco legal (eso sí, dentro de los habituales planteamientos ucranianos) que justifique, al menos para consumo interno y de cara a sus patrocinadores internacionales, la única consecuencia que puede desprenderse de una iniciativa así; un recrudecimiento a gran escala de la guerra desatada por Kiev contra los territorios de Lugansk y Donetsk.

Esta nueva ley es, por tanto, simplemente una pincelada legal para la continuación de la guerra, en la cual se declara a Rusia como potencia agresora y ocupante del Donbass; es decir, el mensaje mediático ampliamente diseminado desde Kiev, desde las principales capitales occidentales y desde sus medios de comunicación tras el golpe de estado en Ucrania en 2014, adquiere ahora "oficialidad" en forma de ley aprobada por la Rada ucraniana. (1)

Si bien es cierto que el Presidente Petro Poroshenko aún tiene que firmar el proyecto de ley, que, ciertamente es posible nunca entre en vigor como se ha podido comprobar con otras iniciativas salidas de la Rada, demuestra claramente la posición belicista de Kiev, jaleada y propulsada desde el exterior en detrimento de una solución dialogada; quizás sea esa la conclusión más importante a extraer de todo este asunto.

En esencia, aparte de la concentración de poder en manos presidenciales, la nueva ley presenta la forma de una auténtica declaración de guerra, puesto que incluso ya no define la situación en Donbass como "operación antiterrorista", sino como una ocupación extranjera de "formaciones militares rusas", y cuya "liberación" llegará sólo mediante la intervención del ejército ucraniano.

De un plumazo, Kiev entierra los Acuerdos de Minsk, ya de facto bloqueados desde hace tiempo e ignorados a la vista de la incesante actividad militar ucraniana en la zona. Y lo hace dejando de considerar cualquier dialogo con las repúblicas insurrectas al considerarlas como parte de la “ocupación rusa”; mientras los acuerdos de Minsk trataban de ofrecer unas mínimas concesiones políticas a Donbass, con un grado de autonomía no expresamente definido y que habría de ser negociado de forma directa entre Kiev y las repúblicas, el nuevo proyecto de ley no deja resquicio legal para la solución dialogada.

La ley, que siguiera menciona los acuerdos de Minsk, deja igualmente en el aire otro formato de diálogo y negociación como era el llamado “Cuarteto de Normandía”, donde participan Alemania y Francia junto a Rusia, ahora convertida oficialmente en “potencia agresora”.

Una vez más y de manera contradictoria, Kiev dice no renunciar a ninguno de los dos formatos de negociación, esperando obtener rédito de ello pese a la incongruencia de “trabajar” con el “enemigo invasor”, como así se define a Rusia a partir de ahora.

La "Doctora del Maidan".
Evidentemente, tanto en Donbass como en Rusia se entiende perfectamente el significado de ésta iniciativa, mientras que el pensamiento reinante entre los extremistas ucranianos aupados al poder tras el Maidan, se refleja en el cínico planteamiento de la conocida como “Doctora del Euromaidan”, la diputada Olga Bogomolets, quién recientemente realizaba unas hirientes declaraciones tras una breve estancia en la hasta ahora denominada “zona ATO”.

Para Bogomolets (2), los habitantes de Donbass se preocupan más por su deseo de sobrevivir en lugar de estar interesados en temas espirituales, puesto que solo ven en Ucrania una fuente de ingresos adicionales y carecen de identidad nacional o de civilización, y finalmente apuntando que la reintegración de Donbass solo será posible una vez que Ucrania dé trabajo a los residentes de la región y pague las pensiones.

Bogomelets obvia descaradamente los miles de heridos y muertos en el conflicto provocados por la incesante actividad militar y olvida mencionar que Kiev ha hecho todo lo posible para no implementar unos Acuerdos de Minsk que ahora pretende sepultar puesto que considera al Donbass simplemente como un territorio que “limpiar” de sus ocupantes rusos y sus aliados “terroristas locales”.

Entre otros aspectos, para la “doctora del Maidan”, no parecen relevantes las alarmantes cifras de la rápida expansión de enfermedades como el sarampión (3) o el Sida (4), que afectan de manera mucho más evidente a la propia Ucrania que a las repúblicas de Lugansk y Donetsk.

Marie Yovanovitch
Unas declaraciones, no por casualidad respaldadas en la misma línea, por las palabras de la embajadora de Estados Unidos en Ucrania, Marie Yovanovitch, que por supuesto no mencionan ni las pérdidas humanas ni el enorme costo en destrucción de infraestructuras y bienes en Donbass:

“..Ahora mismo es importante demostrar que la propaganda rusa que dice que Ucrania no se preocupa por la población en el este no es cierta. Y eso será importante en el futuro para las perspectivas de reintegración de esas áreas. La lucha por los corazones y las mentes es uno de los aspectos más importantes de lo que está pasando en el este ahora mismo”. (5)

Una salida hacia delante para Poroshenko y los suyos
Para el consumo interno de sus cada vez menos partidarios, esta iniciativa quizás logre recopilar algo de apoyo para un Poroshenko en horas bajas y cuyo mandato, realmente amenazado, no deja de ser cuestionado constantemente.

Sin embargo, es en la reacción en el exterior donde los gobernantes de Kiev suelen fijar toda su atención. Es ahí donde encuentran a Estados Unidos como el principal interesado en la reactivación a gran escala de la guerra.

Tras su fracaso en Siria (agravado ahora con la operaciones turcas contra sus proxys kurdos), los estrategas estadounidenses apuestan por Donbass para continuar desgastando a Rusia, escenario donde Estados Unidos ya presupuestó 350 millones de dólares para apoyo militar a Ucrania, quién entiende como positivo para sus intereses cualquier desestabilización que pueda provocársele a Rusia, bien de forma directa, bien a través de sus aliados.

Rusia, más allá de sus ineludibles obligaciones morales para con Donbass, tendría muy poco que ganar y mucho que perder económica y diplomáticamente de un enfrentamiento abierto con Ucrania. Incluso dado el hipotético caso de un enfrentamiento convencional entre los ejércitos ruso y ucraniano, a pesar de su superioridad, para Rusia no pasaría de ser una victoria mínima; EE.UU sí obtendría un rédito importante manteniéndose en segundo plano mientras profundiza su retórica de la "agresión rusa", con un coste relativamente bajo para Washington.

Cualquier reacción rusa, sea cual sea, activará de nuevo la incansable maquinaria de las sanciones, para la cual EE.UU tratará de sumar todo el apoyo europeo posible, entendiendo que todo lo que signifique distorsionar las relaciones entre Europa y Rusia beneficia sus intereses.

Pero tal vez la estrategia estadounidense vaya más allá: en ese caso, el verdadero peligro radicaría en que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN decidieran implicarse de forma abierta e intervenir militarmente, creando unas condiciones de extremo riesgo cara a un conflicto generalizado de consecuencias incalculables.

El frente económico empuja a Kiev
La situación económica actual de Ucrania tampoco invita al optimismo y también es causa de este salto hacia delante. Kiev sigue esperando y necesitando dinero, pero la UE no ha entregado los últimos 600 millones de euros prometidos, que se corresponden con el tercer y último tramo de dicha ayuda financiera prometida, aplazando su entrega por el incumplimiento de varias condiciones citadas expresamente por el embajador de la UE en Kiev, Hugues Mingarelli: levantar la prohibición a la exportación de madera en tronco, poner en marcha la revisión automática de las declaraciones electrónicas de renta de los funcionarios, aprobar la ley sobre el registro del crédito del Banco Nacional, así como comprobar la información sobre los beneficiarios de las empresas. (6)

Pero aún más determinante para el futuro económico de Ucrania es la negativa del FMI a liberar otro tramo de otros 800 millones de dólares sin la introducción previa de importantes reformas. Como dejo claro el representante residente del FMI en Ucrania, Gösta Ljungman, para que el FMI libere su próximo tramo, el país eslavo debería adoptar una ley sobre privatización y reformar las pensiones. Ante tal imposición, que no es sino el modo de actuación convencional del FMI, la Rada ucraniana aprobó otra ley mucho menos publicitada que la referida a Donbass. (7)

Precisamente eso ha sucedido con toda la atención volcada sobre Donbass, puesto que fue aprobada también una nueva ley de privatizaciones; bajo el habitual engranaje de términos y circunloquios neoliberales, esta nueva legislación permite que se compren los bienes estatales hasta por un 50% menos de su valor de salida.

Finalmente, en fechas recientes hemos podido conocer como Ucrania ha transferido parte de sus reservas internacionales en oro por un valor de 1.000 millones de dólares al Banco Mundial. Según el vicepresidente del Banco Nacional de Ucrania, Oleg Churi, se trataría de 25 toneladas de oro. (8)

Ya sean aceptables o no estas medidas tanto para la UE como para el FMI, lo cierto es que en 2019, Ucrania debe comenzar a reembolsar los préstamos anteriores, que han ido acumulándose y lastraran la economía del país de manera irremisible durante los próximos años; en 2019, las cifras rondaran ya los 14.000 millones de dólares, equivalentes a la mitad del presupuesto estatal de Ucrania, evidenciando la dependencia de Ucrania de la financiación externa, hasta tal punto que la capacidad de decisión de Kiev ha quedado reducida a la mínima expresión.

Aislamiento energético
El peso geopolítico de Ucrania en la relación Europa-Rusia-EE.UU se basa casi únicamente en el cada vez más reducido papel ucraniano como país de transito del gas ruso hacia Europa.

En el cálculo de ucranianos y estadounidenses para apostar definitivamente por el aplastamiento militar del Donbass se encuentra ese elemento clave; el gas.

Si finalmente y contra todas las adversidades, el gasoducto ruso Nord Stream 2 es finalizado en 2019, el precio geopolítico y económico a pagar por Ucrania será demasiado alto, puesto que el gas transitaría por el Báltico desde Rusia hasta Alemania, para posteriormente redistribuirse por la Unión Europea, terminando con el transito actual de parte del gas ruso por Ucrania.

Las estimaciones más optimistas cifran en más de 2.000 millones de dólares anuales las perdidas por el tránsito de gas ruso a través de Ucrania.

Supondrá a su vez que ese gas, también consumido por Ucrania, haya de conseguirse de otros proveedores, aumentando considerablemente la factura energética y convirtiendo además la red de gasoductos ucranianos en una infraestructura prácticamente inútil, teniendo en cuenta que dicha infraestructura es actualmente vital para el país, no por servir de tránsito desde Rusia a Europa, sino porque Ucrania recibe gas de la parte europea a través de dichos conductos, fundamental para el abastecimiento energético del país.

Como acertadamente señalan algunos analistas, (9) "en los tres últimos años, la empresa ucraniana Naftogaz ha jugado un papel importante en el tránsito inverso de gas natural a Ucrania —es decir, en el tránsito no de Ucrania a Europa, sino de Europa a Ucrania—. Sin embargo, que haya tránsito inverso para Kiev solo es posible si Europa recibe suficiente gas ruso. Si Eslovaquia, Polonia y Hungría empiezan a recibir gas natural de otra forma —empezando desde Alemania y a través del Nord Stream 2—, que Ucrania reciba gas desde el oeste pasará a ser mucho más difícil" .

Es decir, que si es puesto en funcionamiento, Nord Stream 2 posibilitara que Gazprom controle el suministro de gas a aquellas compañías que abastezcan a Ucrania, haciendo aún más vulnerable el sistema energético ucraniano. Esta disposición es tal vez el hecho clave que finalmente hizo desistir a Kiev de sus intenciones, que en los años 2014-2015 incluían la destrucción de los gasoductos rusos que cruzan Ucrania; unos planes admitidos por el propio gobierno ucraniano y que finalmente no se llevaron a cabo, salvo por sabotajes puntuales. (10)

Como se ha demostrado recientemente, Ucrania no está preparada para prescindir de dicho suministro y un hecho acaecido recientemente parece esclarecedor en este sentido.

Parece probable que las importaciones de carbón estadounidense no sean suficientes para abastecer a Ucrania cara al invierno (11-12) en vista de la reciente medida adoptada por el Ministerio de Desarrollo Económico y Comercio de Ucrania, quien sin más explicaciones acaba de levantar las sanciones contra el proveedor ruso de carbón Yuzhtrans.

Dicha empresa fue incluida, junto a otras18 empresas rusas, en una lista de sanciones aprobada el pasado octubre y que entro en vigencia el 9 de diciembre de 2017. (13)

¿Una iniciativa propiamente ucraniana?
De los términos reflejados en el texto de la ley podemos extraer conclusiones claras acerca de incoherencia de la política exterior ucraniana y que nos llevan de nuevo a reiterar la perdida de la capacidad de decisión y la entrega de soberanía acaecidas en Ucrania desde los acontecimientos de 2014, como así delatan las incoherencias reflejadas en el nuevo proyecto de ley.

Hasta ahora, la operación de castigo a las repúblicas de Lugansk y Donetsk era descrita como una “operación antiterrorista” (ATO), pero durante el proceso de discusión de la nueva ley era rechazada una iniciativa parlamentaria que buscaba denominar a dichas entidades como “organizaciones terroristas”.

Igualmente, Rusia es definida claramente como “Estado agresor”, pero pese a dicha calificación que prácticamente sitúa a Ucrania en estado de guerra contra Rusia, no se han roto las relaciones diplomáticas ni se ha declarado oficialmente la guerra; una situación que va contra toda lógica mientras se sigue perpetuando la idea de la “guerra hibrida” lanzada por Rusia o se afirma en el texto de la ley que las fuerzas ucranianas deben “liberar” los territorios de Donbass de la “ocupación militar rusa”.

Lo cierto es que el régimen ucraniano surgido tras el Maidan no ha podido doblegar a los habitantes y milicias armadas de Lugansk y Donetsk desde que anuncio su autodenominada "operación anti-terrorista" poco después del citado golpe de estado, mientras que en este tiempo Ucrania se ha convertido en un país plenamente dependiente de los créditos exteriores del FMI, con las consecuencias que ello siempre conlleva en las condiciones de vida de los ciudadanos donde la "desinteresada ayuda financiera" aterriza.

Geopolíticamente, el golpe de estado alineo de manera rotunda a Ucrania con los intereses estadounidenses y supuso el inicio de la integración ucraniana en la OTAN, logrando así algunos de sus principales sponsors internacionales (EE.UU a la cabeza), poner bajo su control un territorio de tal valor estratégico como el que supone Ucrania, fronterizo con el gran enemigo omnipresente; Rusia, incluida la fundamental península de Crimea.

El impulso estadounidense a la guerra
A inicios del pasado diciembre, la administración Trump aprobaba la exportación de armas de fuego semiautomáticas y automáticas a Ucrania (14), además de oficializar la entrega de los poderosos misiles antitanque FGM-148 Javelin, producidos por Lockheed Martin y Raytheon en EE. UU. Según lo publicado por los medios estadounidenses (15), el envío ascendería a 47 millones de dólares (210 misiles antitanque y 35 lanzadores).

De igual manera, el pasado 21 de diciembre, Trump también firmó un proyecto de ley de asignaciones de defensa de los EE.UU. para el año fiscal 2018 que asigna un paquete de ayuda militar de 350 millones de dólares a Ucrania.

Según el general Viktor Muzhenko, jefe del Estado Mayor, las unidades de Javelin pueden ser entregadas a Ucrania dentro de dos a seis meses, como afirmo el 17 de enero durante una reunión del comité militar de la OTAN en Bruselas. (16)

Dada la situación ucraniana actual, parece poco probable que Poroshenko y su gobierno actúen de forma autónoma sin el consentimiento y respaldo de la Casa Blanca, puesto que la nueva ley ucraniana parece enterrar la solución diplomática que contemplan los Acuerdos de Minsk. Dicho "consentimiento" se traduce en el incremento cuantitativo y cualitativo del armamento suministrado a Ucrania por EE.UU, hipócritamente siempre acompañado del calificativo "defensivo".

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas ucranianas también afirmó categóricamente que el regimiento Azov, no será dotado de misiles anticarro portátiles de Javelin:

"Los informes en los medios de que el regimiento Azov del Ministerio del Interior puede tener sistemas de misiles Javelin estadounidenses son falsos”. (17)

Pese a estas declaraciones, las evidencias apuntan a todo lo contrario; el Azov habría sido dotado de armas fabricadas en Estados Unidos mucho antes de que la administración del presidente estadounidense Donald Trump decidiera oficialmente a fines de 2017 proporcionar armas letales a Ucrania.

Según investigaciones recientes, los combatientes de Azov ya poseen lanzadores de granadas PSRL-1 (producidos por la compañía estadounidense Airtronic USA Inc.) al menos desde julio de 2017, merced a un contrato existente entre la empresa estatal de Ucrania SpetsTechnoEksport y Airtronic USA Inc firmado en noviembre de 2016 por un valor de 554.575 dólares. (18)

De hecho, el batallón Azov ha continuado llevando a cabo su entrenamiento al estilo occidental, cara a su futura integración en la OTAN, desechando las antiguas prácticas soviéticas que todavía persisten en otras unidades ucranianas; es sobradamente conocido y reconocido por la propia unidad la presencia de numerosos y reconocidos neonazis extranjeros en sus filas (Georgia, Gran Bretaña, Suecia, Bielorrusia, Canadá, Francia, Italia y Eslovenia).

Así lo reconoció el propio servicio de prensa de Azov en julio de 2017 reportando que sus fuerzas estaban probando dichas armas y publicando incluso fotos de pruebas de las armas en un campo de tiro, pese a que el pasado 9 de enero, el mando de la Guardia Nacional de Ucrania negaba que Azov nunca hubiese tenido a su disposición misiles Javeline o PSRL, cuyas informaciones fueron eliminadas de los dos sitios web oficiales de Azov.

Representantes de Azov en España.
Lo cierto es que pese a que Azov fue en su momento expulsado del programa de ayuda militar estadounidense por su carácter extremista. En 2017, el Pentágono presionó para eliminar esta traba una vez que Azov fue integrado en la Guardia Nacional de Ucrania.

NOTAS:














lunes, 18 de diciembre de 2017

East-Med: ¿gas israelí para Europa?

La "alternativa" israelí: gasoducto East-Med
Entre la tremenda polvareda levantada a raíz de la controvertida decisión del presidente Trump con respecto a Jerusalén, ha pasado desapercibido otro de esos anuncios de relevancia geopolítica cuyas consecuencias derivadas están por venir; se trata del anuncio del acuerdo alcanzado entre Israel y la UE para el posible futuro suministro de gas hebreo a Europa.

El acuerdo, se materializaría a través del llamado gasoducto East-Med, cuyo proyecto ha sido ya aprobado en un memorando conjunto firmado entre Israel, Chipre, Grecia, Italia y la UE; un acuerdo opaco que no ha merecido la atención mediática habitualmente desatada contra los proyectos energéticos rusos para Europa (véanse los casos de los proyectos South Stream o Nord Stream). De hecho, la iniciativa ha sido calificada como "proyecto de interés común" de la UE, y presentada tanto como una teórica alternativa a la actual dependencia europea de los hidrocarburos rusos, como frente al declive de las reservas de hidrocarburos del Mar del Norte. El español Miguel Arias Cañete, comisario de la UE para la acción climática y energía, declaro que trabajaría arduamente en pos de la obtención de recursos a través de EU's Connecting Europe Facility, destinado al desarrollo de infraestructuras transeuropeas. Dicho organismo ha sido el financiador del proyecto y del estudio de viabilidad técnica del gaseoducto israelí.

Es importante observar como la viabilidad de la iniciativa israelí estaría íntimamente ligada a un hipotético aumento de la demanda actual de gas en el sur de Europa que justificara la asignación de fondos europeos.

Aun contando con que dicha necesidad se convierta en realidad, no significa necesariamente que el proyecto vaya a llevarse a cabo dadas las grandes dificultades que deberá afrontar.

Dada la enorme complejidad técnica que supondrían los casi 2.000 kilómetros de tuberías proyectados, la fecha estimada para su puesta en marcha seria el año 2025, convirtiéndose así en el gaseoducto submarino más largo del mundo, cuyos tramos mas complejos entre Grecia y Chipre alcanzarían un profundidad de 3300 metros; no sólo un reto para los ingenieros a la hora de su construcción, sino todo un desafío para los posibles trabajos futuros de mantenimiento y reparación de hipotéticos daños, aun teniendo en cuenta futuros avances técnicos que pudieran facilitar la tarea.(1)


El proyecto israelí para suministrar gas a Europa debe superar difíciles escollos antes de convertirse en realidad; su mayor obstáculo es que compite contra el gas ruso.

Los israelíes deben por tanto atraer fuertes inversiones para un proyecto con altísimos costes de construcción, con la intención de ocupar un nicho de mercado a costa de Rusia y en un contexto general de precios bajos del gas. IGI Poseidón, la empresa encargada de la supervisión del proyecto, ya ha anunciado que las decisiones finales de inversión serian abordadas en 2020.

El proyecto prevé la conexión de los yacimientos de gas Leviathan de Israel y Aphrodite de Chipre a través de las aguas de Creta, Grecia continental e Italia, con una capacidad inicial prevista de entre 12.000 y 16.000 millones de metros cúbicos (BCM) anuales, incluso con la perspectiva de construir otra tubería que doblaría la capacidad anual de bombeo si se realizaran nuevos hallazgos relevantes en aguas chipriotas o israelíes, que podrían contribuir igualmente a reducir los precios de exportación de un gas israelí ya de por si caro, y cuyo coste debería aumentar para hacer viable económicamente la gran inversión prevista para el proyecto East-Med.

Y por supuesto no podemos dejar de lado el actual contexto geopolítico en el que se mueve Israel, absolutamente inestable y con unas perspectivas de futuro que no parecen las ideales para convertirse en un proveedor fiable para Europa. Israel debería, por tanto, competir contra la "estabilidad rusa", con infraestructuras ya construidas o en plena construcción y contratos en vigor de gran importancia que han demostrado la solvencia rusa en el suministro de energía (véase el ejemplo del contrato a 30 años firmado entre China y Rusia) e incluso superando escollos tan significativos como el conflicto en Ucrania o las reiterativas sanciones occidentales.

Por otra parte, independientemente de si se llega o no a construir el gasoducto, Gaza ya se ha convertido en víctima de la expansión de la industria gasífera israelí, y es de suponer que, de concretarse, este proyecto supondría un aún mayor endurecimiento del bloqueo naval que de facto sufre Gaza, así como un nuevo frente abierto en las aguas de la Franja de Gaza para las ya tortuosas relaciones entre Israel y Palestina. De facto, desde 2011, Israel opto por el cierre ilegal de seis millas náuticas de las aguas territoriales de Palestina donde operan las plataformas de extracción.

Israel, a la búsqueda de clientes
El gas, el combustible del siglo XXI que Israel pretende comercializar en Europa, procede del yacimiento marino Leviatán, hallado en 2010, cuyas reservas se estiman en 20 billones de pies cúbicos de gas; el conflicto sobre el yacimiento implica a Líbano, que también reclama que parte de Leviatán se encuentra en sus aguas territoriales.

Es preciso indicar que es una compañía estadounidense Noble Energy, quien posee casi el 40% de dicho yacimiento, mientras que las compañías israelíes Grupo Delek (22,7%) y Ratio Oil (15%) poseen participaciones más pequeñas.(2)


Lo cierto es que hasta ahora la búsqueda israelí de clientes solo ha encontrado un cliente como Jordania, con la cual Israel firmo en 2016 un acuerdo cercano a los 10.000 millones de dólares para un periodo de 15 años. Dada la posición y reputación israelíes, el Departamento de Estado de Estados Unidos actúa como intermediario y dicho gas de procedencia israelí es técnicamente vendido a Jordania por compañías estadounidenses.

En su búsqueda de mercados a los cuales exportar gas, Israel tiene en la mira a Turquía y Egipto, con conversaciones en desarrollo aunque por el momento sin acuerdos concretos; sin embargo, la explosiva situación desatada tras la nueva crisis entorno a Jerusalén no parece indicar que sea el momento mas propicio para impulsar dichos proyectos.

De hecho parece complicado que Israel pueda hacerse con las ansiadas cuotas de mercado en ambos países.

Por una lado, Egipto, que hasta 2014 era exportador neto de gas natural para tornarse posteriormente en importador, espera alcanzar la autosuficiencia en el suministro de gas natural licuado para fines de 2018, gracias a la producción del yacimiento Zhor, hallado en 2015 en la costa norte de Egipto y considerado el yacimiento de gas natural más grande del Mediterráneo. (3)


En el proyecto están involucradas la compañía rusa Rosneft (30%), la italiana Eni (60%) y BP (British Petroleum) con el 10% restante.

Con respecto a Turquía, las pretensiones israelíes vuelven a toparse con los intereses rusos. Iniciada su construcción el pasado mayo, Gazprom ya ha anunciado la culminación de un 30% (555 kilómetros) de la parte marítima del gasoducto Turk Stream a través del mar Negro, con capacidades muy superiores a las que Israel pueda hipotéticamente ofrecer y cuyas fechas de finalización se prevén para 2018 y 2019. (4)

Turk Stream supone además otro de los escollos a superar por Israel y sus socios estadounidenses a la hora de ganar la carrera del suministro de gas a Europa, puesto que además de suministrar gas a Turquía, su otro ramal esta concebido para hacer llegar gas ruso a Europa a través de Turquía, superando así la maniobra geoestratégica estadounidense que fue capaz de hacer fracasar el proyecto South Stream a las puertas de Bulgaria.

Los distintos organismos europeos deben saber desmarcarse de las presiones ejercidas desde Washington contra toda cooperación comercial con Rusia para afrontar la demanda de gas en Europa, que según proyecta la AIE (Agencia Internacional de la Energía) habrá crecido en 2040 cerca de un 40%, Europa, simplemente, no puede permitirse desligarse de los suministros rusos y sustituirlos por otros procedentes de otros proveedores. (5) 

¿Alternativas al gas ruso?
Si bien es cierto que la diversificación de proveedores es una estrategia aceptable, el obstáculo principal que amenaza la provisión estable de gas ruso a Europa no es sino la política exterior estadounidense, decidida a expulsar a Rusia del mercado energético europeo y ocupar su lugar mediante sus propias exportaciones de gas licuado, a costa del bolsillo de los europeos. De ahí las constantes reticencias y trabas, con constantes intromisiones y amenazas de sanción a los países que buscan asegurar sus suministros energéticos mediante conexiones con Rusia (Nord Stream 2 o Turk Stream).

Sin embargo una Europa sensata no puede permitirse la diferencia de precio latente entre un gas ruso barato y al alcance de la mano, y un GNL de procedencia estadounidense con un precio superior y que necesita de relevantes inversiones en infraestructura. En comparativa, en 2016, Rusia exporto 14.000 millones de metros cúbicos de GNL; Estados Unidos exporto unos 5.200 millones de metros cúbicos, según datos de la Administración de Información de Energía.

Europa tampoco puede aspirar a satisfacer su creciente demanda a través de los países de Oriente Medio o el norte de África, mas aún cuando la inestabilidad y las maniobras políticas de Washington y sus aliados tratan constantemente de sacar de escena posibles alternativas como el gas iraní o, mas recientemente, el qatarí, cuyos buques ven ahora restringido su paso por el Canal de Suez, debiendo bordear toda África y ocasionando retrasos en las entregas en países europeos y especialmente Reino Unido; España, por ejemplo, lleva años reduciendo significativamente su dependencia del GNL qatarí (8% actual, frente al 16% que suponían en 2010).

Lo cierto es que, en buena parte, el juego geopolítico de la energía y los gasoductos fue una de las razones que desencadenaron la agresión contra Siria e Iraq. En el futuro y tras establecer las condiciones propicias, la propia Siria proyecta (6), con la ayuda de compañías extranjeras, alcanzar una producción de unos 219.000 barriles de petróleo diarios y 24,5 millones de metros cúbicos de gas para el año 2019; producciones modestas pero que sin duda pueden distorsionar en parte las aspiraciones israelíes en dichos ámbitos, por no hablar del potencial de un país como Iraq, que esta terminando de deshacerse de DAESH y ha recuperado importantes yacimientos en Kirkuk; unos yacimientos en manos de los kurdos y cuyo petróleo era exportado mayoritariamente a Israel. 

Intereses estadounidenses

EE.UU. también compite aceleradamente contra Rusia en el ámbito de la energía nuclear en países como Ucrania o Arabia Saudita; los saudíes planean construir 16 reactores nucleares en los próximos 25 años con un presupuesto fijado 80.000 millones de dólares y donde la estadounidense Westinghouse Electric será protagonista del proceso. (7)


Mientras tanto, el reciente viaje del Presidente Putin a Egipto ha ratificado el acuerdo para la construcción del primer reactor nuclear en Egipto.

Según lo acordado, Rusia prestará 25.000 millones de dólares a Egipto, que los tendrá que devolver en plazos a partir de 2029 con un interés anual del 3 %, aunque las autoridades egipcias cubrirán el resto del coste total de la planta, estimado en 30.000 millones.

A ello se suma el acuerdo alcanzado entre Rusia y Turquía en 2010 para construir la primera planta nuclear turca con un costo total de unos 20.000 millones de dólares, que se espera opere a partir de 2023. (8)

En cuanto al gas, Rusia ha dado recientemente un paso fundamental en el mercado del GNL (gas natural licuado), poniendo ya en funcionamiento la planta operada por la compañía Novatek en la península de Yamal; la nueva planta de licuefacción será capaz de producir 16,5 millones de toneladas de gas licuado al año.

Se trata de un proyecto de 27.000 millones de dólares con la colaboración de socios franceses y chinos, destinado a colocar a Rusia en la vanguardia de la exportación de GNL, creando una nueva ruta comercial a través del Ártico para, en su primer envío, llevar gas licuado a China mediante una flota de rompehielos nucleares. (9)

Toda la guerra comercial y política de sanciones desatadas contra Rusia por EE.UU. y Europa no han sido capaces de frenar éste proyecto, mientras Rusia prepara su asalto a la primacía del GNL mundial impulsando otros proyectos como Arctic LNG 2, Baltic LNG, Far East LNG o la ampliación de Sakhalin, frente a los cuales parece improbable que la alternativa estadounidense (ni mucho menos la israelí) sea capaz de competir en casi ningún aspecto.

Estados Unidos posee una única terminal de exportación de GNL, operada por Cheniere Energy en Louisiana, cuyo principal cliente en 2016 fue Méjico, seguido de Corea del Sur y China. Eso si, el impulso de Trump a los hidrocarburos ha propiciado que compañías como ExxonMobil o Royal Dutch planeen poner en funcionamiento hasta 20 plantas productoras en los próximos meses, tratando de aumentar hasta en un 12% la producción diaria de gas de Estados Unidos. Pero ni siquiera estas nuevas infraestructuras serán capaces de proporcionar la suficiente capacidad de exportación, mediante buques metaneros, para reemplazar los 160,000-180,000 millones de metros cúbicos de gas ruso importados anualmente por Europa.

España puede jugar un papel clave en el mercado gasístico europeo
Hay que señalar que pese al apoyo reiterado de España a las políticas estadounidenses de sanciones, dicho proyecto revierte una especial importancia para el país ibérico dado el contrato firmado por Gas Natural Fenosa y Novatek en 2013 que contempla suministros de GNL procedentes del proyecto Yamal a Empaña a partir de 2018, cubriendo asi cerca de un 10% del consumo anual de España. Con una extensión de 25 años, el valor del contrato supera los 30.000 millones de euros y se concreta en el envío de 2,5 millones de toneladas anuales de GNL, para un país como España, que cubre casi el 60% de sus necesidades a través del gasoducto con Argelia. (10)


Rutas Yamal
Es importante reseñar que España cuenta actualmente con hasta 8 plantas de regasificación (la tercera parte de todas las construidas en Europa), concebidas para servir como puerta de entrada en Europa del "shale gas" estadounidense, pero que en buena medida deberían también servir para la recepción de GNL procedente de otros países, especialmente de Rusia.

Los datos ofrecidos por la industria gasística española refieren que durante el primer semestre de 2017 arribaron a España cuatro grandes buques metaneros de GNL procedentes de Estados Unidos, frente a un único barco recibido en 2016.

El interés para un país netamente importador como España, debe buscarse en el coste de la materia prima, la cual supone prácticamente el 80% del total, a lo que se le suman los peajes de acceso, costes de seguridad de suministro y costes de comercialización; por tanto, el coste de la materia prima es el elemento principal en la composición del precio.

El metanero Sestao Knusten partió de la terminal de Sabine Pass en el Golfo de México el 1 de julio cargado con 135.000 metros cúbicos de GNL, y según esta plataforma ha llegado a la Ría de Ferrol el 25 de julio de 2016.
Ciertamente, en 2016, Estados Unidos fue el mayor productor de gas natural del mundo (749.000 millones de metros cúbicos, es decir el 21,1% de la producción mundial), frente a Rusia 573.000 millones de metros cúbicos de gas natural. Pero ello no significa que el gas estadounidense sea mas barato ni mas rentable para España (teniendo en cuenta que los barcos cuentan con una capacidad de carga de entre 30.000 y 266.000 m3., serian necesarios más de 600 buques metaneros de máxima capacidad al año para igualar la cantidad de gas suministrado anualmente por Rusia).

Los datos nos indican todo lo contrario; las entregas de gas ruso a Europa en el primer trimestre del año 2017 representaron 41% de sus importaciones y están fundamentadas en contratos a largo plazo y precios mas asequibles que los estadounidenses, incapaces por otra parte de cubrir la demanda europea. Frente a esta realidad hoy por hoy indiscutible, proyectos como el East-Med o la importación masiva de gas licuado procedente de EE.UU se encuadran mucho mas en las disputas geopolíticas que en la realidad de un suculento y apetecible mercado energético europeo donde, hoy por hoy, el dominio ruso parece incuestionable.

NOTAS:
(1) https://euobserver.com/energy/140183
(2) http://www.aljazeera.com/indepth/features/2017/04/israel-europe-gas-deal-sparks-criticism-170411073907336.html
(3) http://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=138659&SEO=espera-egipto-alcanzar-autosuficiencia-en-gas-natural-en-2018
(4) https://mundo.sputniknews.com/economia/201711291074359102-economia-rusia-energia-recursos-naturales-gas/
(5) https://elpais.com/economia/2017/11/14/actualidad/1510661591_352717.html
(6) https://mundo.sputniknews.com/orientemedio/201712151074782781-petroleo-gas-cooperacion-moscu-damasco/
(7) https://www.bloomberg.com/news/articles/2017-12-12/trump-is-said-to-consider-easing-nuclear-rules-for-saudi-project
(8) http://www.business-standard.com/article/international/cairo-moscow-sign-contract-for-egypt-s-first-nuclear-plant-117121101067_1.html
(9) https://deutsche-wirtschafts-nachrichten.de/2017/12/06/russischer-konzern-beginnt-lng-produktion-nordmeer/
(10) https://es.reuters.com/article/esEuroRpt/idESE8N1DI02I

miércoles, 18 de octubre de 2017

Issam Zahredinne forma ya parte de la Historia de Siria

Justo cuando se conmemora el primer año del asesinato de Arseni Serguéyevich Pávlov (Motorola), comandante del Batallón Sparta y uno de los máximos líderes de la milicia de la República Popular de Donetsk, se confirma la muerte del Mayor General Issam Zahreddine, al frente de las operaciones del Ejército Árabe Sirio contra Daesh en la isla de Saqr en Deir Ezzor, tras ser alcanzado su vehículo por una mina terrestre.

El General Zahreddine, comandante de la famosa 104 Brigada Aerotransportada de la Guardia Republicana, fue junto a sus hombres el principal artífice de la heroica resistencia siria en Deir Ezzor, prolongada por más de tres años en una de las gestas bélicas más notables de la Historia Contemporánea y que retrotrae a la memoria, salvando las distancias, épicos episodios como los acontecidos en el asedio de Leningrado durante la Segunda Guerra Mundial.

Nacido en una zona rural de Sweida (sur de Siria), contaba 56 años en el momento de su muerte. Issam Zahreddine servía en el Ejército Árabe Sirio desde 1982. En 1987, entró como oficial en la Brigada 104 de la Guardia Republicana, liderada en su momento por el mismísimo Bashar al Assad antes de convertirse en presidente.

Desde los inicios del conflicto fue solicitada su presencia en los choques alrededor de Damasco; Zahreddine comandó la 104 brigada de la Guardia Republicana en Douma y Harasta junto con el general de brigada Manaf Tlass antes de la deserción de este último, sobornado por la promesa de una villa en Francia pagada por Arabia Saudita; ni que decir tiene que Issam Zahreddine rehusó traicionar a su patria.

El General Issam ya tenía un precio por su cabeza en 2012; la mal llamada "Oposición Siria", a través de sus financieros internacionales, ofreció una recompensa de 200,000 dólares por su muerte, recompensa que posteriormente el Estado Islámico incluso superó. Y por supuesto engrosaba la lista negra de militares sirios sancionados por los Estados Unidos y la Unión Europea por el supuesto uso de armas químicas.

En 2013, sería ascendido del general de brigada al general mayor, reorganizando las fuerzas del Ejército Árabe Sirio en Alepo. El 27 de noviembre de 2013 fue herido por una bala en la pierna.

Posteriormente se le ordenó su presencia en Deir ez-Zor debido a la muerte del comandante general Jameh. Mientras estuvo allí, se hizo conocido por visitar frecuentemente los enclaves leales al gobierno sirio anclados en zona kurda como Al-Hasakaa o Qamishli, contribuyendo decisivamente a que aquellas zonas permanecieran leales, al menos en parte, a Damasco.

Deir Ezzor, bañada por el Éufrates y rica en yacimientos petroleros y de gas, consituye junto a la provincia de Homs (la zona de Palmira y el petróleo en el desierto), sufrió el duro asedio durante largos años de guerra siendo la ciudad abastecida a duras penas desde el aire desde 2014.

De sobra es conocido ya el apoyo directo orquestado por EE.UU favorable a DAESH y que se prolonga hasta hoy, cuyo episodio más sangrante fue el ataque de la aviación estadounidense sobre las posiciones del ejército sirio en la Montaña de Zardeh que domina el aeropuerto militar de Deir Ezzor, provocando la muerte de más de cien soldados y obligando al resto de la guarnición a abandonar momentáneamente una zona que hubo de ser recuperada de manos del DAESH.

Otro aspecto reseñable acerca del fallecido es que su pertenencia a la minoría drusa fue un hecho secundario; siempre manifestó primero su deber como sirio por encima de su procedencia étnica convirtiéndose en sí mismo en un símbolo; en Deir Ez Zor lideraba una guarnición mayoritariamente sunita entre una población civil sunita que ha permanecido leal al gobierno y entre la cual se contaba su propio hijo mayor, Yarob. De hecho, en septiembre de 2016 el mando sirio nombró al hermano de Issam Zahreddine, el general de brigada Osama Zahreddine, para dirigir la sala de operaciones de Hader-Quneitra en las alturas del Golán sirio, de población mayoritariamente drusa.




lunes, 16 de octubre de 2017

La incógnita Erdogan

La Turquía de Recep Tayik Erdogan supone en estos momentos una de las incógnitas clave de la geopolítica actual. Su privilegiada posición geográfica, su poderío militar, su herencia histórica y, principalmente, la errante y maleable posición de su líder Erdogan en asuntos clave, colocan a dicho país en el centro de múltiples asuntos de absoluta actualidad y en los cuáles Turquía se halla plenamente implicado.

Cero problemas con los vecinos
Hace ya 15 años del ascenso al poder de Erdogan y su partido AKP, cuya ideología neo-otomana y fuertemente influenciada por la ideología de los Hermanos Musulmanes prometía un resurgir del glorioso pasado imperial turco.

En un principio, la construcción de esa nueva Turquía, capaz de convertirse en la potencia hegemónica de la región, comenzó su desarrollo bajo la famosa premisa del "cero problemas con los vecinos", cuya instauración supondría el desarrollo de fuertes vínculos económicos y comerciales que situarían a Turquía como punto de referencia en Medio Oriente. Eran tiempos en los que incluso Turquía llegó a mediar entre Occidente e Irán a cuenta del programa nuclear persa, mantenía estrechos lazos comerciales con la propia Irán, así como con Siria o Iraq, a la par que buscaba una aprobación europea que acabase en un futuro con Turquía integrada en la UE.

Hoy, en 2017, no queda nada de aquella realidad; Turquía mantiene ahora disputas de diferente calado con prácticamente todos sus vecinos, desde Siria, Iraq, Bulgaria, Grecia, Irán, Georgia, Armenia, Rusia, la UE (especialmente con Alemania) hasta con EE.UU y con las potencias del Golfo, a raíz de alinearse junto a Qatar.

Además, la expansión de la histórica problemática kurda, el enquistamiento de la histórica disputa sobre Chipre o las fricciones derivadas de la proyección de la influencia turca en los Balcanes, siguen reclamando constantemente la atención mundial sobre el régimen de Erdogan.

Frente a todo esto, el presidente turco, dotado con poderes prácticamente dictatoriales, debió hacer frente a un todavía opaco intento de golpe de estado en su propio país. Los sucesos de julio de 2016 supusieron el pistoletazo de salida para la implantación a marchas forzadas del proyecto personalista, imperial e islamista del AKP y Erdogan, materializado en purgas masivas de funcionarios, depuración de policía y fuerzas armadas e implantación de una ideología política y social de carácter islamista.


Sus planes educativos pretenden re-islamizar Turquía y enterrar la figura de Mustafa Kemal Atatürk, padre de la Turquía moderna (1923-1938), que trato de relegar al islam de la vida publica, promoviendo un sistema social y de valores occidentalizado, nacionalista y más secular. (1)

Y es que tras el intento de golpe de Estado de julio de 2016, el gobierno turco ordenó específicamente la destrucción de 1,8 millones de manuales universitarios de diferentes materias por su supuesta relación con el predicador Fethullah Gulen. Un proceso que no se ha detenido puesto que en octubre de 2017, el ministro de Cultura, Numan Kurtulmus, anunciaba orgullosamente la destrucción de otros 140 000 libros, en relación con los nuevos planes educativos. (2)

Erdogan y EE.UU
El principal problema al que se enfrentan las tesis y planes de Erdogan es que chocan con los planes estadounidenses (e israelíes) para la región.

Comenzando por el escenario sirio, frente a los acuerdos alcanzados entre Rusia, Irán y la propia Turquía, EE.UU pretende disgregar el territorio sirio mediante la implantación de una autonomía kurda en el norte de Siria, que agudizaría el problema que ya tiene Turquía con los kurdos turcos del PKK. De ahí que la reciente invasión turca de Idlib, sumado a la ocupación de la ciudad siria de Al-Bab, posibiliten la rápida ocupación del cantón kurdo de Afrin, dando la oportunidad a Turquía de cerrar el acceso al Mediterráneo de una futura entidad kurda independiente.

Por otra parte, con dicha ocupación respalda a "sus yihadistas" de Ahrar al Sham, duramente castigados en los enfrentamientos con Al Nusrah en la provincia de Idlib, asegurándose así el seguir manteniendo una baza de fuerza en territorio sirio; tras la derrota de Daesh, las miras se volverán hacia el ultimo foco yihadista de relevancia en Siria como es la provincia de Idlib y Erdogan parece querer estar presente cuando llegue el momento, con unas intenciones poco claras y con la posibilidad de que existan determinados acuerdos auspiciados con Rusia e Irán que clarifiquen a posteriori el papel que puedan jugar las.tropas turcas en Siria. Lo que parece claro es el rechazo sirio a esta nueva injerencia, invitando a las tropas turcas a retirarse de Siria de manera inmediata.(3)

Sin embargo, en la misma semana se producía la llegada a Latakia del piloto sirio coronel Mohamed Soufan, retenido por Turquía tras el derribo de su avión en marzo pasado y caer en territorio turco; en episodios anteriores de la guerra, muy posiblemente este hecho no se hubiera producido.(4)

De la misma manera, Turquía se opone al establecimiento de un Kurdistán iraquí independiente, respaldado por EE.UU e Israel ; como inevitablemente se preveía, ya han comenzado los enfrentamientos entre tropas iraquíes y peshmerga kurdos por el control del petróleo en Kirkuk.

Aparte de la solución militar, Erdogan posee una baza fuerte con la que jugar en este escenario; estrangular su economía cerrando el oleoducto que conecta el Kurdistán iraquí con el puerto turco de Ceyhan operado por la turca BOTAS y acabando con los ingresos procedentes del petróleo. Aún más, si se materializa la colaboración turca con Iraq e Irán, podrían proceder a un bloqueo efectivo del comercio mediante el cierre de puestos fronterizos y mediante un cierre de sus espacios aéreos que obligaría a que cualquier vuelo dirigido desde y hacia Erbil, capital del Kurdistán iraquí, debiera inexcusablemente pasar primero por Bagdad.

En el ultimo roce diplomático turco-estadounidense, Erdogan ha llegado a afirmar que ni él ni su Gobierno reconocen al embajador estadounidense en Ankara, John Bass, como representante diplomático de Washington. Los dos países detuvieron el procesamiento de visas de no inmigrante para ciudadanos del otro después de que Turquía arrestase a un empleado del consulado de Estados Unidos y lo acusara de espionaje. Según manifestó Erdogan:

"¿Cómo se infiltraron estos agentes (de Fethullah Gülen) dentro del consulado de Estambul? ¿Quién los puso allí? Ningún Estado permitiría a estos agentes semejante amenaza....No podemos tolerar esto".(5)

Lo cierto es que no solo las altas esferas turcas desconfían de su aliado estadounidense; aproximadamente el 79% de los turcos tiene una opinión negativa de los Estados Unidos, según una encuesta realizada este verano por el Pew Research Center. Pese a todo lo expuesto, el verdadero termómetro que clarificará las relaciones turco-estadounidenses sera la reacción de Washington ante una más que probable campaña militar turca contra los kurdos sirios ; será en ese momento cuando cada cual deba poner sus cartas sobre la mesa.

Armas rusas
Como miembro de la OTAN, Tarquia ha vuelto a crear otro quebradero de cabeza en su seno con la que parece la definitiva adquisición de sistemas antiaéreos rusos S-400; no solo eso, Erdogan parece estar seguro de haber alcanzado un acuerdo con los rusos para la futura adquisición del S-500, la próxima generación del sistema antiaéreo ruso.(6)

Ciertamente Turquía también se dirigió anteriormente a Francia y a Italia para la posible compra de sistemas similares. Pero también es suficientemente significativo que la agencia de noticias estatal turca Anadolu (7) publicase un gráfico que mostraba exactamente qué tipo de aviones y misiles estadounidenses podrían destruir los S-400 rusos; y no debemos olvidar que los S-400 no se integrarán en la red colectiva de defensa aérea de la OTAN. Buen momento para recordar como Turquía adquirió el portaaviones español "Príncipe de Asturias" para su supuesto desguace, lo que no ha provocado reacción ninguna entre sus aliados, ahora tan preocupados por los S-400 rusos. (8)

Al respecto de la adquisición del armamento ruso, tampoco han faltado opiniones acerca de la posibilidad de que Turquía trate de practicar la ingeniería inversa con esta tecnología, al modo habitual estadounidense de la Guerra Fría (9), posibilidad que Rusia considera irrealizable.

Base aérea de Incirlik
Incirlik es el símbolo de la conexión estadounidense con Turquía desde principios de la década de 1950, cuando se construyo la instalación en el marco del enfrentamiento contra la Unión Soviética durante la Guerra Fría, alcanzando su mayor importancia no ahora, sino durante la Primera Guerra del Golfo.
La base aérea de Incirlik, ubicada a solo 60 millas de la frontera siria, alberga a 2,700 estadounidenses. Además, se presume que Incirlik alberga en sus instalaciones unas 50 nucleares B61, emplazadas allí desde los tiempos de la Guerra Fría.

Actualmente, la USAAF mantiene allí A-10 Thunderbolts de apoyo aéreo, EA-6B Prowlers para guerra electrónica y KC-135 Stratotankers para abastecimiento en vuelo. Precisamente los citados A-10 protagonizaron el ataque a las fuerzas sirias en Deir ez Zor en septiembre de 2016 en evidente coordinación con el Daesh y que supusieron un problema extra para las fuerzas del general Issam Zahredine.

La paradójica situación en la que se encuentra Turquía, considerando enemigo declarado a las YPG kurdas en Siria, al mismo tiempo que alberga en Incirlik los elementos aéreos estadounidenses que apoyan dicho grupo, es significativa de la ambigüedad con la que se maneja el régimen turco, que no dudó, tras el fallido intento de golpe contra Erdoğan en el verano de 2016, en afirmar que los golpistas habían sacado aviones y helicópteros de la base participando activamente en el golpe; tras varias semanas de tensión, finalmente EE.UU y Turquía acordaron la continuación de las operaciones desde la base, al menos hasta el momento.

Meses después, y tras los serios encontronazos entre Turquía y Alemania, Incirlik fue abandonada ya por las tropas alemanas, redesplegadas en la base aérea al-Asrak de Jordania. Por el momento, EE.UU dice no mostrarse inquieto por la situación de sus fuerzas en este enclave de vital importancia estratégica para la OTAN. Al menos así lo expresaban fuentes estadounidenses recientemente:

"La base de la Fuerza Aérea turca en Incirlik continúa desempeñando un importante papel de apoyo a la OTAN y a los esfuerzos de la coalición", dijo el coronel Rob Manning, portavoz del Pentágono.(10)

No obstante, EE.UU dispone ya de varias instalaciones en Siria que aspira a convertir en la alternativa a Incirlik ante futuros acontecimientos.

La agenda exterior turca
Pese al evidente distanciamiento con la UE, Turquía aparenta al menos seguir anhelando su ingreso en la UE:

"Turquía fortalecerá a la UE, y logrará más fuerza si logra la pertenencia completa a la UE", declaraba recientemente el viceprimer ministro turco, desde la localidad francesa de Estrasburgo.
Declaraciones efectuadas días antes de que la UE vuelva a examinar sus lazos con Turquía y el más que estancado proceso de acceso de Turquía a la UE.(11)


Un proceso tortuoso que arrancó tímidamente desde 1960 y que llegó a concretarse en conversaciones cara a su posible entrada en la UE que arrancaron oficialmente en 2005. Doce años después, el proceso apenas tiene alguna posibilidad de fructificación habida cuenta del enfrentamiento frontal entre Alemania y Turquía.

Es un hecho asumido por los turcos, y la agenda externa de Erdogan ya no mira hacia Europa como prioridad. La actividad exterior de Erdogan ha sido intensa últimamente, con visitas a Ucrania, entre otras cosas para explicar como afectará a Ucrania el futuro corte de suministros de petróleo del Kurdistán tras el cierre del oleoducto hasta Ceyhan.

Respecto a Irán, el proyecto de creación de un Estado kurdo en Irak ha producido una coyuntural alianza turco-iraní, refrendada durante la visita oficial de Erdogan a Irán a principios de octubre. Dicho entendimiento deja por el momento al margen el expediente sirio, pero en vista de los planes estadounidenses y kurdos en el Medio Oriente, no tardara en afectar a dicho escenario sirio.(12)

En Turquía, Erdogan recibió al presidente venezolano Maduro; en medio de la presión ejercida por EE.UU y la UE contra Caracas y de la extrema tirantez de las relaciones turco-estadounidenses, el encuentro escenifica la búsqueda turca de alternativas para cubrir su pujante demanda petrolera (casi un millón de barriles por día), asegurándose alternativas para esquivar futuras presiones o sanciones por parte de Estados Unidos y Unión Europea. Un gesto del presidente turco que parece más simbólico que efectivo, habida cuenta de sus importantes nexos energéticos ya establecidos con Rusia a través de los gasoductos y oleoductos del Mar Negro.

Hubo tiempo también para alimentar su aura neo-otomana; Erdogan también visitó Serbia (13), recibiendo un baño de masas durante su visita a la ciudad serbia de Novi Pazar, capital de la mayoría musulmana de la región de Sandzak. En Novi Pazar, Erdogan fue acogido entre banderas turcas, banderas verdes y azules de la comunidad musulmana de Serbia y pancartas de "Welcome Sultan" firmadas por "nietos otomanos". Allí, en compañía del primer ministro serbio, anunció la financiación turca para construir la carretera que una Sandzak con la capital de Bosnia, Sarajevo, amen de otras iniciativas.

Finalmente, Erdogan ha mantenido también un perfil alto en la crisis desatada en el Sudeste asiático. En su discurso en la 72 Sesión de la Asamblea General de la ONU, hablo de “limpieza étnica” (14) contra la minoría musulmana rohingya en Myanmar (Birmania). Lo cierto es que los acontecimientos en Myanmar parecen desarrollarse a un ritmo peligrosamente similar a lo acaecido en Siria y otros países en 2011; sin duda existen profundos intereses geo-estratégicos en esta crisis, en los que entra en juego China, muy alejados de las interpretaciones e informaciones sesgadas ofrecidas hasta ahora en relación a dicho conflicto.



NOTAS

(1) http://www.elperiodico.com/es/amp/noticias/internacional/vivir-entre-ataturk-mahoma-6301443
(2) http://www.voltairenet.org/article198384.html
(3) http://m.europapress.es/internacional/noticia-damasco-urge-turquia-retirar-tropas-suelo-sirio-considera-flgrante-agresion-20171014175611.html
(4) http://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=123480&SEO=llega-a-siria-piloto-liberado-por-turquia
(5) https://www.efe.com/efe/america/mundo/erdogan-declara-que-no-reconoce-al-embajador-de-eeuu/20000012-3404260
(6) http://www.reuters.com/article/us-turkey-russia-defence/turkeys-erdogan-says-no-problem-with-russian-s-400-purchases-haberturk-idUSKBN1CI0GF?il=0
(7) http://aa.com.tr/en/info/infographic/7124
(8) https://www.lavozdegalicia.es/noticia/ferrol/ferrol/2017/08/23/principe-asturias-llegara-turquia-domingo/0003_201708F23C4992.htm
(9) http://www.hispantv.com/noticias/rusia/355808/eeuu-comprar-tanque-t90-ruso
(10) https://www.swissinfo.ch/spa/la-pelea-diplom%C3%A1tica-entre-eeuu-y-turqu%C3%ADa-no-impacta-en-los-lazos-militares/43586068
(11) http://www.expansion.com/agencia/europa_press/2017/10/16/20171016005040.html
(12) http://www.voltairenet.org/article198383.html
(13) https://www.usnews.com/news/world/articles/2017-10-11/turkeys-erdogan-gets-warm-welcome-in-mainly-muslim-serbian-town
(14) http://www.hispantv.com/noticias/turquia/353955/erdogan-myanmar-musulmanes-rohingya